¿Cómo descubrir lo que te excita?

Te gustaría explorar más tu sexualidad ¿pero no sabes por dónde comenzar?

Nos hemos encontrado con un montón de personas que les cuesta saber qué cosas o estímulos les prenden, sobre todo mujeres o personas con vulva. Ya que vivimos en una cultura falocentrista (que piensa el erotismo únicamente a partir del placer masculino) y llena de culpa a quienes buscan explorar su cuerpo y erotismo fuera de estas enseñanzas.

Si tu formas parte de este grupo que busca apropiarse de su sexualidad a través de su placer, aquí te explicamos algunas formas de encontrar cuáles son tus triggers sexuales (lo que te pone hot), pero vamos por partes…

¿Qué es la excitación?

La excitación es una fase de la respuesta sexual que se genera de manera natural en nuestro cuerpo cuando recibe diversos estímulos. 

Estas respuestas en el cuerpo suelen representarse con aumento en el ritmo cardíaco, la respiración, se erectan los pezones, el clítoris o pene (debido a que aumenta la presión sanguínea), lubricamos, sentimos espasmos o hacemos ciertas expresiones faciales. 

¿Qué es la excitación?

Realmente hay un montón de formas de percibir la excitación y en cada persona será diferente, por lo que respondemos a la siguiente pregunta.

¿Cómo nos excitamos? 

Cada persona responde a diferentes tipos de estímulos, que están directamente relacionados con el deseo individual. Pueden ser fantasías, el olor de la pareja, algún aspecto físico del crush, música o estímulos sensoriales, una plática interesante o sextear. En fin, la respuesta corporal a cualquiera de estas situaciones será completamente una experiencia individual y sin duda, la influencia cultural también tiene mucho que ver con cómo nuestro cerebro procesa el deseo sexual y lo que nos prende. 

Nuestro cerebro procesa el placer

Por esto, es importante que busquemos primero de manera individual por medio de la masturbación qué estímulos son lo que nos excitan más, para usarlos a nuestro favor cuando nos masturbemos o si lo deseamos, cuando tengamos la caricia con alguien más.

¿Cómo saber qué te prende a través de los sentidos?

Nuestro órgano sexual más importante es el cerebro y es a través de él que podemos percibir diferentes estímulos sensoriales gracias a nuestros sentidos.

Nuestro cerebro es el órgano sexual más importante

Para mí en lo personal, ha sido mucho más fácil darme cuenta de qué cosas me hacen entrar en mood, explorando diferentes estímulos para cada uno de los sentidos mientras me masturbo. Para cada persona será completamente diferente lo que le genere excitación. Por eso te recomiendo que te tomes tu tiempo y pruebes distintos estímulos sensoriales, lo que sin duda, hará que te conozcas muchísimo más.


Tacto

Aparta una sesión contigo de unos 40-60 minutos para masturbarte y ten la mente abierta a explorar lo que vas a sentir. Pon especial atención a las texturas de la piel, del área genital y a la lubricación. En lo personal, creo que colocar lubricante en la vulva hace que todo fluya más y se sienta mejor mientras paso mis dedos o cuando pongo mi vibrador en la entrada vaginal.

Mientras te masturbas, prueba tocándote como si alguien más lo hiciera, un lugar que pocos exploran es la parte trasera de las piernas, acaríciala de abajo arriba y luego mete cierta presión en los muslos. Puedes usar un lubricante ligero para hacer que todo esté mucho más húmedo y descubrir si te agrada esa sensación en tu piel.

Descubre qué te excita a través de los sentidos

Estimular las zonas erógenas de la piel, podría ser lo más obvio o popular para excitarnos, pero es necesario, ya que las terminaciones nerviosas están distribuidas por todo el cuerpo y algunas son mucho más sensibles que otras.

Lo que puedes hacer para saber si hay algo más que te prende al tacto, es explorar zonas erógenas secundarias (cualquier parte del cuerpo que no sean los genitales, como cuello, pezones, muslos, axilas, etc). Y hacerlo acariciando cualquier parte del cuerpo que se te ocurra con las yemas de los dedos o diferentes objetos como plumas, tela o vibradores externos que te permitan descubrir si sientes ese escalofrío rico en el cuerpo.

Vista

Es verdad que de la vista nace la excitación, o ¿Cómo era?

Aquí hay un mundo de posibilidades para estimular de manera visual, puedes masturbarte frente al espejo y disfrutar de cómo se ve tu cuerpo haciendo movimientos en cierta posición, o tomarte fotos con tu ropa interior favorita y verlas después.

masturbarse frente al espejo

Si te agrada la idea, puedes ver pornografía (ética)  y explorar con diferentes categorías, como puede ser ver a dos hombres o mujeres teniendo sexo, alguien masturbándose, sexo anal, etc. En fin, hay un mundo de temáticas allá afuera, lo importante es que puedas reconocer exactamente qué es lo que te prende (o no) de este tipo de contenido. Quizá te agrade ver ciertas posiciones, descubras que te gustan ciertos sonidos, lo cual nos lleva a la siguiente parte...

Oído

Si te das cuenta que los gemidos o sonidos del porno te prenden, quizá seas más auditivx. Busca
canciones que te pongan en el mood, nosotras aquí tenemos una lista para inspirarte y que la pongas durante el delicioso o cuando te masturbes. Algo buenísimo que puedes hacer, es respirar al ritmo de la música de fondo, eso sin duda te ayudará a fluir más si eres de las que se desconcentra fácilmente.

Si lo tuyo es el oído, no tengas miedo a tus propios gemidos, ya sea solx o en compañía, escucharte puede ser algo riquísimo y además, liberador.

Gemir


La próxima vez que tengas un encuentro contigo o alguien más, te recomendamos no aguantarte las ganas y soltar tus sonidos y/o palabras de manera natural, ponles atención y analiza si generan algo en ti.

Olfato

Este es uno de los sentidos que te recomendamos explorar quitando cualquier prejuicio, ya que de manera social aprendimos que hay olores agradables y otros no tanto. Quizá hay olores de fluidos corporales que por más raro que te parezca, encienden algo en ti, como la saliva, el sudor, etc.


Aceite para masajes eróticos
Por otro lado, si prefieres evitar ciertos olores, puedes explorar rociando tu perfume favorito en la cama o habitación antes de masturbarte o tener la caricia. También puedes prender un incienso o colocarte un aceite relajante que huela rico.


Gusto

Aquí de nuevo, los fluidos pueden jugar un papel importante, hay personas a las que el sabor de saliva, del sudorcito del cuello, el semen o la lubricación natural de la vulva les prenden un buen. Si has probado alguno de estos, intenta recordar si alguno de esos sabores te generó alguna sensación rica o excitante (o todo lo contrario).

La comida estimula los sentidos


O bien, puedes probar con sabores más afrodisiacos y durante la caricia comer frutos rojos secos, fresas, chocolate, tomar una copita de vino, etc. Y a partir de eso descubrir si te prendes a través de las papilas gustativas.

Usa el contenido erótico para saber qué te prende

Como mencionamos arriba, ver pornografía ética puede ser un gran estímulo visual, pero también puede ser una experiencia completa, ya que no solo es ver a otras personas masturbándose o teniendo sexo, a través de ella también puedes descubrir ciertas actitudes, juegos de roles e historias que estimulen tu imaginación y te ayuden a descubrir que te excita.

Si lo intentas y de plano no te gusta, puedes preguntarte ¿porqué? y a partir de esa respuesta encontrar de qué otras formas te imaginas disfrutando el sexo o tu placer. 

explora lo que te gusta

Si descubres que lo tuyo no es lo audiovisual, también puedes leer relatos eróticos. Hay diversos tipos de contenido erótico que puedes probar, no solo de manera visual si no también en audio; nosotras tenemos relatos eróticos escritos y en audio para que explores esos estímulos y descubras si te agradan, conócelos aquí en nuestra página.

Leer relatos eróticos

 

Escribe y explora tus fantasías.

Otra forma de explorar tu placer es simplemente ponerte creativx a través de la escritura. Puedes escribir de manera detallada alguna experiencia sexual memorable o fantasía y mientras la vas describiendo en tu cabeza, recuerda esas sensaciones corporales que te generaban los estímulos (en todos tus sentidos) en ese momento.

Escribe tus fantasías

O bien, puedes sextear con alguien que conociste en una dating app y ponerle ese factor de adrenalina al momento, escribirle todo lo que te gustaría hacerle o que te hiciera. De nuevo, lo importante es poner atención a lo que sientes al escribir y estimular a tu cerebro de esa forma.

¿Qué pasa si nada me prende?

Si alguno de nuestros tips no te prenden en lo más mínimo, está bien. Justo el camino de conocernos incluye descubrir lo que nos gusta pero también lo que no nos gusta.

Ante una cultura hipersexual, estamos rodeados de estereotipos y cosas que nos han dicho que son excitantes. Está bien si ninguna de esas cosas te resultan estimulantes o te generan deseo sexual, es tu placer y solo tú eres responsable y dueñx de él.

Tampoco es necesario que te prendan las mismas cosas cuando estás tu solx versus estando en pareja. Ni estás forzadx a sentir deseo sexual todo el tiempo o incluso si nunca lo sientes está bien. 

No es malo no sentir deseo sexual

Pero ojo, si te preocupa que hace tiempo no lo sientes puede ser completamente normal, ya que pasamos por cambios hormonales, sociales o psicológicos que no siempre permiten que el deseo sea algo que siquiera nos pase por la cabeza. 

No pasa nada si has estado ocupadx en otras cosas por un par de semanas, meses o lo que sea y de pronto te acuerdas que no te has masturbado o tenido ganas de estar con nadie.  Es importante comprender nuestros deseos de manera individual y no sentirnos juzgades o presionades por no excitarnos cuándo y cómo la sociedad nos diga.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados