Cómo el autoerotismo me ayudó a mejorar la relación con mi cuerpo

A los 12 años deberías tener la cabeza llena de pensamientos como: “Voy a reprobar matemáticas”, “Odio la clase de civismo”, “Me voy a volar la clase con mis amigas”, ¿no? Pero a más de una persona le ha pasado que a esa edad comienzan a aparecer situaciones que la rompen para siempre, como verte al espejo y odiar lo que ves. Hablar de esto tiene en mí dos efectos: Uno de orgullo al ver lo que pasé y sobreviví; otro de tristeza porque perdí muchos años de mi vida odiándome sin saber que tenía en mí el poder de detenerme. 

Imagen corporal

 

No voy a juzgarme a partir de las herramientas que gracias a los años ahora tengo, pero sí quiero compartir las cosas que a mí me salvaron de seguir obsesionada con cada “defecto” de mí. Primero, me encantaría que rompieras con la idea de - tener que aceptar tu cuerpo -, el verbo aceptar no creo que tenga nada que ver con respetar o amar, para mí es una forma de decir: “Ni modo, esto es lo que me queda, miserable, pero es lo que hay”, cuando el poder hacer las paces con nuestro cuerpo necesita más que conformismo, un compromiso que, aunque no sea lineal ni perfecto, sea permanente… El compromiso de renunciar a todo aquello que no nos permita vernos desde la admiración y el reconocimiento. 

¿Alguna vez has pensado en lo poco o nada que nos enseñan a escucharnos? Leer sobre sexualidad me enseñó a hacerlo porque lejos de escuchar otras voces, comencé a verme en el espejo como un ser mucho más complejo que su apariencia, entendí el perfecto equilibrio que existe en nuestro cuerpo para que exista y resista. Muchas veces damos por sentado que en nosotras existen miles de terminaciones nerviosas capaces de hacernos sentir, que hay reacciones químicas sucediendo, que diario nuestro cuerpo procesa lo que comemos, sentimos, y pensamos. Maravilla. 

Autoplacer femenino

 

¿Qué desea mi cuerpo? ¿Qué me dice? ¿A qué estímulos responde bien? Son preguntas que podrías hacerte en el sexo, pero también cuando estás sanando un trastorno alimenticio o estás tratando de mejorar tu relación con tu cuerpo. Así como aprendí de alimentación intuitiva, que como su nombre lo dice, es comer lo que tu cuerpo te pide, aprendí a leer mejor mi intuición cuando me tocaba.

La sexualidad y la imagen corporal están directamente relacionadas. En una ocasión recuerdo haberle pedido a alguien que apagara las luces para tener sexo, una vez que sucedió me levanté tapándome con la sábana de pies a cabeza, y no accedí a su invitación de tomar un baño juntos, todo aquello en un solo día, con una sola persona; llegué a mi casa y comenzó a rondarme la pregunta… ¿Por qué haces esto? 

 

Decepción

 

Hace un año decidí tomar acción, en medio de la pandemia, más de 10 años después de que la anorexia comenzara a perseguirme. Inicié con algunos ejercicios para ayudar a mi imagen corporal. Uno de mis favoritos y que comparto mucho, es pararte desnuda enfrente de un espejo, observarte con detenimiento, sin prejuicios y apoyarte en todo lo valioso que es tu cuerpo.

Yo comencé a decirme: Gracias por permitirme seguir con vida. Gracias por permitirme abrazar, amar, besar, comer, bailar, tener sexo. Gracias por protegerme. Gracias por tu compañía. Me encanta que eres resistente. Me encanta que eres alegre. Me encanta que puedes estirarte. Me encanta que podamos imaginar cosas juntas. Humanizar mi cuerpo después de que los medios y redes lo deshumanizaran, fue sanador.

Autoimagen corporal

 

Otro de mis ejercicios favoritos ha sido el de autorretrato. Este ejercicio también puede ser erótico también. Lo que debes hacer es que, de manera creativa te tomes fotos o vídeos. Un día yo me puse glitter en mi panza y comencé a jugar con eso. También me tomé algunas fotos desnuda en posiciones que cuando tengo sexo me encantan. Esto trajo como resultado no sólo que yo empezara a ganar confianza, sino que admirara mi cuerpo.

Tras varias ocasiones experimentando, fui acompañando estas mini sesiones con juguetes, o sólo mis dedos, haciendo un leve tapping en mis zonas erógenas, con el fin de poder crear un momento a solas conmigo en donde yo misma fuera la protagonista, no hubiera presiones, y a la vez fuera controlando mis pensamientos negativos, yendo de la desaprobación hacia comentarios amables hacia mí. 

Autoplacer

 

En este mismo jugueteo puedes incluso ver páginas con posporno en donde los cuerpos son muy diversos, de hecho, un día encontré una plataforma de nombre “Ersties” en donde los vídeos son amateur. Y sí, funcionaban para estimularme, pero además de eso para darme cuenta que mi cuerpo no era feo, que era bastante normal, y que además podía ser totalmente sexual y atractiva sin tener un abdomen plano. Ver otros cuerpos me ayudó a sanar la relación con el mío. 

También puedes probar hacerte masajes con aceites y lubricantes. No sabía muy bien cómo hacer uno hasta que un día se me ocurrió que en vez de untarme crema, untaría aceite con esencia de violeta… El resultado fue que me excitó muchísimo mi cuerpo, sentirlo, verlo, explorarlo, sentir mi propia textura, relajarme, dejarme llevar. Siento que crear espacios a solas es sumamente importante para cuidar la relación que debemos tener con nosotras mismas, porque si la descuidamos estamos más propensas a dejar que factores exteriores nos afecten.

Autoerotismo

 

Un trastorno alimenticio, una mala imagen corporal, vivir con prejuicios y vergüenza nos arrebata mucho tiempo y vida. Yo, de hecho, hasta la fecha, sigo sin poder usar un bikini, estoy trabajando en ello y sé que algún día lo haré, pero mientras ese día llega, quiero asegurarme de que más mujeres y personas sepan que no están solas, que este camino no es lineal, que hay días buenos y malos, que el dolor puede transformarnos en algo mejor si lo permitimos, y que más vale amarnos de manera imperfecta, a jamás hacerlo en absoluto. Espero que mis pequeños ejercicios te ayuden a conectar más y mejor contigo.

 

 

@mujereologia

REDACTORA INVITADA

4 comentarios

  • Gracias esto, llegó justo cuando lo necesitaba (:

    Lenn
  • Vaya! Esto es algo completamente nuevo para mi, es magnífico que nos informen. Me encanta que ayuden a personas a amar su cuerpo :)

    Mar
  • Gracias por estas palabras,tengo miles de inseguridades con mi cuerpo y quiero empezar a amarme y aceptarme como soy.

    Adriana Cervantes
  • Gracias por estas palabras,tengo miles de inseguridades con mi cuerpo y quiero empezar a amarme y aceptarme como soy.

    Adriana Cervantes

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados