Cómo aprendí a disfrutar mi sexualidad después de una ruptura

¡Ahhh, la soltería! Causa de tristeza en algunas ocasiones, causa de alegría en otras, sea cual sea el caso hoy quiero rescatar una de las ventajas más grandes que tiene: Reconectar contigo misma. Si recientemente terminaste una relación quizá ya estás un poco cansada de la frase “vendrá algo mejor”, pero es que es cierto, no lo digo porque vaya a llegar la persona de tus sueños o en sí, una pareja, sino que vendrán días que aunque duelan hasta lo más profundo, van a resultar ser parte del camino hacia una nueva era de experiencias inexploradas. La sexualidad es parte de eso. 

A veces, aunque dentro de una relación en pareja cuidamos de nuestra individualidad, lo cierto es que el sexo suele hacerse un espacio compartido, no sólo por el contacto, sino por las dinámicas o lenguaje que se establece entre dos personas, que a la hora de separarse, toca desprogramar para volver a disfrutarnos en nuestra soledad.

Ruptura amorosa

 

Primero, ten paciencia. Algunas rupturas son pacíficas y amistosas, mientras que otras pueden ser tormentosas, sea cual sea el caso hay un factor en común: Una persona está partiendo de tu vida, y se lleva consigo un pedazo de ti... Segundo, pon atención a las señales que te dé tu cuerpo. A lo mejor te suena a un rollo millennial como el famoso “vibra alto”, pero si aprendes a leer tu cuerpo, te dirá exactamente en qué momento está listo para diferentes cosas, como el autoerotismo.

En el párrafo de arriba la palabra soledad pudo sonar abrumadora, ¿cierto? Pero créeme, puede traer consigo una gran paz y para llegar a ello es importante tener en cuenta lo conveniente de desarrollar hábitos. Aquí uno fundamental es que un día a la semana lo pases contigo, haciendo cosas que disfrutas, tomando bebidas que te encantan, platicando con gente que amas. No tienes que hacer nada, sólo estar contigo. 

 

 

Volviendo a tu erotismo, la parte más divertida es la del descubrimiento porque es volver a crear una dinámica de ti para ti; saber a qué cosas reaccionas bien y te estimulan es parte esencial porque son la base de más cosas que puedes explorar en el futuro. Aquí van algunas recomendaciones para empezar ese proceso:

 

1) Siente lo que tengas que sentir.

Los primeros días es totalmente normal que no tengas ganas o que el sexo sea el último de los temas de las prioridades en tu vida. Vive el duelo.

 

2) Enfócate en el hoy.

Cuando busques crear un espacio contigo misma, asegúrate de concentrarte en el aquí y ahora, aísla pensamientos tanto del pasado, como los que aparecen cuando te preguntas por el futuro. Es un ejercicio que puede costar trabajo, pero que pretende que logres crear una atmósfera propicia para explorar(te).

 

Sesión de autoerotismo

3) ¿Qué te gusta y qué te falta explorar? 

Hacerse esta pregunta es el inicio de todo lo bueno porque lo estás haciendo contigo misma. Explora todas las alternativas que andan en tu mente pero que no has podido materializar. 

Amor propio y sexualidad

 

4) La responsabilidad sexoafectiva.

Recuerda que todo debe surgir desde el deseo genuino, pero además cuidar nuestra mente y cuerpo de situaciones o personas que podrían ponernos en riesgo, y sí, tienes que ser afectivamente responsable de ti misma, cuidando con quiénes te relacionas en este momento tan sensible para ti.

responsabilidad sexoafectiva

 

Asistir a talleres de autoconocimiento, placer y amor propio son una gran herramienta, no sólo porque nos permite conocer a otras mujeres e intercambiar experiencias, sino porque podemos descubrir cosas de nosotras mismas que desconocemos. Acá algunas recomendaciones como los cursos de Fabiola Trejo, Camila Lavalle o Alicia Delicia. Cada uno tiene enfoques distintos, pero el poder interactuar con otras mujeres puede ser algo sanador. Pronto esperamos reanudar nuestras ConversaSex para ofrecerte un espacio más.

 

5) Aprende más de ti.

Hoy en día contamos con miles de formatos y maneras de aprender más sobre las alternativas que no hemos explorado: Podcasts (el de Emily Morse me ha enseñado muchísimo, lo encuentras en Spotify como Sex With Emily), documentales, foros, grupos en Facebook o Telegram, libros (uno de mis favoritos para sanar la relación con tu cuerpo, lo cual creo importante después de una ruptura, es “Tu cuerpo no es una disculpa” de Sonya Renee Taylor).

Aprende sobre tu cuerpo y sexualidad

 

6) Arriésgate.

Hace un par de años después de una ruptura y mi duelo decidí asumir el compromiso de no quedarme con ganas de nada. Empecé a usar un vibrador, compré un lubricante, empecé a jugar con lencería, consumir contenido erótico que me encanta. Hoy por ejemplo puedes consumir nuestros relatos eróticos para estimular la imaginación pero también llenar tu lista de fantasías. Si quieres explorar otros terrenos quizá más adelante puedes descargar una app de citas como Bumble, pero si prefieres ir al grano, ya existen aplicaciones para poder conocer a gente que busca sexo de manera segura, como SpicyMatch, la cual no permite que tengas cuenta a menos de que hagas reconocimiento facial, puedes encontrar gente de todos los géneros, parejas y personas solteras. 

Relatos eróticos y placer

 

7) Cuida tu salud mental.

Algo que está directamente relacionado con nuestra sexualidad es cómo nos encontramos en el interior. No olvides que buscar y obtener ayuda profesional nos puede ofrecer herramientas para gestionar nuestras emociones de mejor manera, trayendo como efecto, que podamos vivir una pérdida acompañadas.

Ve a terapia

 

El proceso de duelo es distinto para cada una, no olvides ir a tu propio ritmo, tomando pequeñas decisiones día con día. Ve la soltería como una oportunidad de reconstruirte, reinventarte, de volver a conocerte incluso cuando pensabas que ya lo hacías, porque son estos los momentos en donde nos damos cuenta que, el único amor incondicional, es ese que aprendemos a tenernos en nuestros peores días.

1 comentario

  • Me encantó este blog llegó a mí como anillo al dedo en el momento que más lo necesitaba Mil gracias chicas

    Perla

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados