Eyaculación femenina y squirting

La eyaculación en las personas con vulva es un tema del que por mucho tiempo existió muy poca información, y por lo mismo se desconocía su existencia e incluso en muchos espacios académicos y científicos se negaba que esta respuesta del cuerpo realmente sucediera.

Gracias a educadoras sexuales, investigadorxs, mujeres y activistas, cada vez hay más conocimiento sobre este tema y aunque todavía hay mucho por indagar, el estudio científico y la experiencia compartida de muchas personas nos permite hablar cada vez con más claridad de este proceso fisiológico y entender que efectivamente, las personas con vulva podemos eyacular y hay varios tips que nos pueden ayudar a conseguirlo.

Primero un poco de anatomía.

La expulsión de eyaculación sucede por dos vías:

1. A través de las glándulas parauretrales (también conocidas como glándulas de Skene) podemos expulsar un líquido espeso y blanquecino parecido a la leche muy diluida.

2. A través de la uretra (el canal a través del cual también hacemos pipi), se pueden expulsar cantidades más o menos abundantes y a chorro de un líquido transparente sin olor ni color. A este líquido coloquialmente le han llamado squirting

Partes de la vulva

 

En cualquiera de sus presentaciones, estos fluidos han sido reconocidos como formas de eyaculación, ya que contienen algunos de los mismos componentes que el semen, y aunque en algunos casos se han encontrado también rastros de orina, a través de análisis en laboratorio ahora se sabe que NO es orina, sino residuos diluidos de ésta, pues el canal por el que salen ambos líquidos es el mismo.

 

¿Cómo me debo estimular si quiero eyacular?

Puedes aprender a eyacular si te concentras en estimular la próstata a través de las paredes vaginales. Para ello, es necesario presionar de forma constante lo que coloquialmente han llamado punto G o zona G, introduciendo dos dedos en tu vagina (de 3 a 5 cm hacia adentro) y dirigiéndolos hacia tu ombligo hasta que sientas una textura rugosa (esa es la próstata).

 

Estimulación zona G

Puedes estimularla masajeando en forma circular y haciendo presión con los dedos, con el pene durante la penetración o utilizando un juguete curvado. Nosotras te recomendamos a Amy, nuestro vibrador especialmente diseñado con la curvatura para estimular la próstata de forma cómoda y precisa.

 

Amy vibrador zona G

 

Debido a la cercanía de la próstata con la vejiga, es posible que en algún momento tengas una sensación similar a las ganas de hacer pipi. Pero no te preocupes, en realidad no te vas a orinar.

El mejor consejo para lograr eyacular es que relajes el abdomen y te dejes llevar por las sensaciones de placer, manteniendo la estimulación constante en la zona G.

Respira profundo y empuja hacia afuera con los músculos de la vagina pero sin contraerlos, eso te dará el empujoncito que necesitas para eyacular.

También puedes estimular por fuera el clítoris en el momento en que sientes más intensas las ganas de hacer pipí, esto puede ayudar a concentrarte en el placer y soltar el cuerpo.

Te recomendamos ir al baño antes de iniciar para quitarte la preocupación de la pipí y colocar una toalla en el lugar donde estarás recostada para que al momento de eyacular te sientas libre de mojarlo todo. Algunas personas sienten estrés por mojarse y prefieren explorar en la regadera, si sientes que es tu caso, esa puede ser otra buena opción.

 

FRIENDLY REMINDER:

Recuerda que la eyaculación no garantiza mayor placer ni mejores orgasmos. Incluso es común eyacular sin que haya orgasmos de por medio. El chiste es conocerte, experimentar cosas nuevas y disfrutar del proceso sin presionarte. Es súper normal que no eyaluces a la primera, se requiere de paciencia y práctica, ¡así que tú trianqui y disfruta! 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados